Superdotados: Víctimas de su propio nombre

Superdotados: Víctimas de su propio nombre

Analicemos primero la palabra

Definición del castellano: 

Superdotado, da.

  1. adj. Dicho de una persona: Que posee cualidades que exceden de lo normal. Se usa especialmente refiriéndose a las condiciones intelectuales.

Etimología de Super:

Este prefijo indicaba en latín la idea de ‘estar por sobre’, ‘encima’ o ‘en posición más elevada’, incluso, de ‘exceso’.

Definición de dotado, da.

(Del part. de dotar).

  1. adj. Con particulares condiciones o cualidades para algo.

Tenemos que establecer qué diferencia a una persona superdotada de una que no lo es.

La superdotación se caracteriza por una mayor rapidez de aprendizaje y, consecuentemente, una mayor madurez.

¿Qué implica tener una mayor rapidez de aprendizaje?

Desde que somos bebés captamos inmensas cantidades de información de la cual dependeremos para crecer y sobrevivir. Los niños superdotados cuentan con la diferencia de asimilar todo con mayor rapidez. Esto se puede ver en muchas ocasiones en la precocidad a la hora de empezar a hablar, caminar, o manejar herramientas, siempre que el ambiente sea propicio. Al igual que con todos los niños, si nadie enseña o motiva al niño, éste no aprenderá a leer indistintamente de su rapidez de aprendizaje.

Pero no siempre las consecuencias de procesar todo más rápido son buenas.

Cuando unos padres o tutores no comprenden el ritmo de aprendizaje de un niño, independientemente de si es más alto, más bajo, o medio, se entra en conflicto directo con el niño. Todos podemos imaginar lo que se siente cuando alguien nos intenta explicar una idea simple y lo explica a un nivel tan básico que no sólo no te aporta información nueva sino que lo interpretamos como una ofensa (¡Se piensa que soy tonto!). También nos podemos imaginarnos el caso contrario donde alguien está a un nivel de conocimientos sobre un tema en concreto muy por encima de nosotros y le falta la empatía para ver que no nos enteramos de nada (¡Quién se piensa que soy!).

Ahora intentemos imaginarlo desde otra perspectiva:

  • Eres un niño.
  • No tienes ninguna autoridad para exigir que se paren a entenderte.
  • Puede que ni entiendas las emociones que sientes en ese momento, y mucho menos sabes expresarlas.
  • Aún en el caso en que consigas interpretar la emoción y la transmitas, puede que el padre o tutor en ese momento no escuche o no dé validez a tu petición.

Podemos empatizar fácilmente con esta situación. Ya sea en relaciones personales o profesionales, todos nos encontraremos con personas que te hacen sentir esa frustración. Cuando se es adulto la decisión es sencilla, rompes esa relación o intentas trabajar en ella si tienes alguna posibilidad de cambiarla.

En la gran mayoría de los casos, un niño no tiene esa opción, y tiene que lidiar con esa frustración probablemente toda su vida. Esto tiene efectos psicológicos y físicos nefastos.

Al estar el sistema educativo basado en que a determinada edad debes obtener un paquete educativo igual al resto, la incomprensión golpea más severamente a los niños con las capacidades más alejadas de la media.

Una parte muy importante en la investigación de FANS (Fundación de Ayuda a Niños Superdotados de Canarias) ha sido el descubrimiento de enfermedades asociadas a niños superdotados no atendidos. Hemos tenido casos de niños que pierden el habla, desarrollan problemas de asma y alergias, se manifiestan problemas de dermatitis cutánea, y todas ellas se han solucionado atendiéndolos adecuadamente.

El ser superdotado, si no se llega a atender adecuadamente, de una bendición potencial puede pasar a convertirse en un gran problema.

En estos casos la definición de superdotado no puede estar más lejos de la realidad.

La mayor madurez de los niños superdotados no es más que la rapidez de aprendizaje entrando en escena de nuevo. Por definición la madurez mental es el buen juicio, prudencia y sensatez. El rápido aprendizaje hace que el niño superdotado perciba y conozca su entorno con mayor facilidad e identifique peligros o riesgos.

El problema viene cuando el entorno en el que el niño se mueve no es el adecuado, esa madurez superior le lleva a tomar una decisión que él cree correcta, ya que la información que tiene no es la adecuada (por ejemplo: padres que no se preocupen de su educación, ¿por qué deberían los hijos? Personas allegadas que faltan al respeto ¿por qué no deberían los niños?).

Hay que ser conscientes de esto, y no sólo para niños superdotados.

Tristemente no se ha conseguido que la gente vea más allá de una palabra que sugiere grandeza. Y la realidad es que sin un cauce adecuado los niños de altas capacidades están destinados a no ser comprendidos y fracasar escolar y personalmente.

1 comentario en “Superdotados: Víctimas de su propio nombre”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.